Martín Adan: conoce la historia del peruano que trabajó en un supermercado y ahora factura 100 mil dólares en un año

El también ingeniero en gestión empresarial encontró un refugio sostenible que le permitió facturar grandes cantidades durante la pandemia. Conoce cómo logró esta hazaña.

Martín Adan y su historia de superación
El peruano empezó desde 0 y actualmente vive 100% de Internet (IG: martinadan.marketer)
Redacción: Tvo Lima
prensa@tvolima.pe

La pandemia golpeó muy duro a la estabilidad económica mundial. Un estudio elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estimó que el 70% de los jóvenes peruanos perdieron su empleo por culpa de este virus.

Muchos tuvieron que buscar otro tipo de empleo o recurrir a la informalidad para subsistir. Pero, dentro de esta crisis hubieron casos en los que la perseverancia y deseos de salir adelante fueron más estables que cualquier pandemia. 

Así le sucedió a Martín Adan (27), peruano que gracias a la transformación digital y, sobre todo, a sus deseos de comprometerse con un objetivo ha logrado facturar 100 mil dólares al año. ¿Cómo lo logró? Empleando su talento y ganas de crecer como profesional y persona. 

Historia de progreso constante

Su historia es similar a la de varios peruanos que por presión familiar o social ingresan a la universidad. Así es que estudió Ingeniería en Gestión Empresarial en la Universidad Nacional Agraria. En paralelo, tuvo la necesidad de laborar para poder pagar sus gastos personales.

Al poco tiempo, comenzó a trabajar como auxiliar logístico en un almacén empacando medicinas, pero no era suficiente. Luego, aplicó a otro empleo como cajero en un supermercado y a la vez, realizaba inventarios para su centro de estudios. Sin duda, era muy desgastante, ya que debía sumar varias horas de esfuerzo físico como mental.  

Martín Adan terminó su etapa universitaria y pensó que insertarse en la esfera laboral era sencillo. Pero, se topó con otra realidad. Después de varios meses de buscar y preguntar, obtuvo un empleo en donde le ofrecieron grandes condiciones. Todo se quedó en promesa, ya que se topó con una desilusión muy grande, en donde se le negaron la estabilidad laboral y el gran salario que soñó.

Una nueva oportunidad

Después de pensarlo, dejó la compañía. En medio de muchas dudas, comenzó a bucear en google y encontró un especialización en marketing y finanzas y nunca imaginó que este sería el punto de partida. “Comencé a crear contenido para marketing de afiliados con el fin de ayudar a cientos de personas a mejorar su situación económica y que no pase lo mismo que yo”, recuerda Martín Adan.

Luego agrega que “junté el dinero que había ahorrado y lo invertí en comprar activos que eran equipos para poder grabar y comunicar las ventajas que ofrece este mundo de oportunidades. Así fue como las personas empezaron a confiar en mí y ahí llegaron los primeros dólares. De a pocos, comenzaron a sonar las campanas de comisiones tres, cuatro, cinco veces al día, lo que demostraba que íbamos por el camino correcto”. 

Tras impactar y aportar mucho valor en la vida de decenas de miles de personas en Perú y Latinoamérica durante 2 años, decidió fundar la comunidad Ipro Afiliados que actualmente cuenta con más de 4,000 alumnos con excelentes resultados. Entre los reconocimientos que ha obtenido son: la Placa 100k de Bemaster por facturar nada menos que 100 mil dólares en un año comercializando productos digitales durante la pandemia. Y en el último año, obtuvo la Placa de Seminarios Online y el reconocimiento Hotmart Black, ambos por pasar los $200k en facturación

Hoy Martín Adan es el peruano más influyente en este rubro, el cual le ha permitido viajar a diferentes países para compartir no solo su testimonio, sino que ayuda a otras personas a seguir su ejemplo para así crear su propia Riqueza Digital a través la Comunidad iPRO Afiliados y Afiliados 100k.

Mi trabajo va con un propósito de vida: ayudar con el corazón a muchas personas de latinoamérica y el mundo a crear su propia riqueza digital desde 0 absoluto. Lo más importante es encontrar el vehículo correcto y trabajar en ello hasta lograr nuestros propósitos. No te permitas mirar atrás una vez que inicias, no mires atrás, ponle esfuerzo y corazón hasta ver los resultados. Es un mensaje de vida aprendí y me sirvió para poder vivir hoy en día la vida que soñé”, sostiene Martín.

Sigue leyendo: Emprendedoras peruanas convirtieron el desafío de la pandemia en una oportunidad para reinventarse

Te puede interesar: Cinco razones por las que tu negocio debe estar en redes sociales

Noticias relacionadas