Pold Gastelo: “Estamos preocupados en qué pasará en 10 años cuando no sabes si estarás mañana”

Pold Gastelo brindó una entrevista a TVOLima donde hizo un repaso sobre el año que se va, el aprendizaje ganado y los retos que ha tenido que asumir.

Pold Gastelo
El reconocido actor peruano Pold Gastelo brindó una entrevista a TVOLima.
Redacción: Tvo Lima
prensa@tvolima.pe

Con 52 años y numerosas producciones en su haber, Pold Gastelo despide este año muy agradecido y con un mucha esperanza. Señala que hoy en día valora más el presente y disfruta más su día a día, pues ya ha comprobado que el mañana es incierto.

Dueño de un humor muy cálido, el actor dice que le gustaría ser bonito y musculoso en otra vida solo para explotar ese plus. No obstante, asegura que lo mejor que ha podido ganar en tantos años de carrera es el respeto y cariño del público.

En esta entrevista con TVOLima, Pold Gastelo nos hace un repaso sobre el año que se va y los retos que ha tenido que asumir, entre ellos la docencia por internet en el Taller de Talentos de Del Barrio Producciones.

¿Cómo resumes este año?

De mucho aprendizaje, este año no lo vamos a olvidar nunca y menos yo, siento que marca el inicio de la nueva era donde nos han hecho entrar de una sola patada. Antes decíamos todo va a ser por la computadora y bueno ya llegó de un momento a otro, nos preocupábamos de la contaminación y ahora usamos todos tapaboca.

En mi caso, pues estar al borde la muerte, me ha dejado claro que la vida es muy corta, me ha hecho valorar el presente. Todos estamos preocupados en qué pasará en 10 años cuando no sabes si estarás mañana. O pensamos mucho en cosas que ya pasaron, preocupados de lo que ya fue. Siento que el valor del presente se ha revelado ante mí de una sola cachetada. Ahora trato de disfrutar de mi entorno más próximo. Siento que es hora de pensar en lo que estás haciendo por ti, por tu familia, por tu barrio. Por mi parte, yo he recuperado mi lado más familiar.

¿Qué sentiste al saber de las cadenas de oraciones que se hicieron por tu salud?

Agradecimiento, el resto de mi vida viviré muy agradecido. Es impactante los mensajes que he recibido, y no sabes cuántos he respondido también agradeciendo sus palabras. El mensaje que más me chocó fue el de un alumno que me escribió para mandarme fuerzas para que me recupere, después de recuperarme le escribí para agradecerle, y su esposa me contestó diciendo que había muerto de coronavirus. Fue algo que me movió mucho. Es por eso que me mortifica mucho que la gente diga que este virus es un invento, que no se cuide, que diga que no se va a vacunar. Hay cosas que no comprendo, ¡qué tiene que pasar para que tomen consciencia!

Para algunos, el gobierno debió tomar otras medidas pero son las que se tomaron, equivocadas o no, no puede ganar la intención fregar a un político para decir pachotadas y empezar a desinformar, siento que en muy delicado este tema.

Respecto a ello, hemos pasado por una crisis política bastante fuerte, donde los llamados influencers fueron criticados por no pronunciarse al respecto, a diferencia de los artistas, que sí levantaron su voz de protesta, entre ellos tú…

Es que lo que la gente a veces no comprende o no sabe, ser artista es estar comprometido con tu realidad. No conozco ningún artista, ya sea pintor, cantante, actor, y más, que haga su arte desligado a lo que ve todos los días. Ellos expresan las cosas que sienten y que perciben, es la base de su arte, reflejan lo que se vive. No sé si hacemos mucho por la conciencia de la gente, seguramente no vamos a cambiar el mundo, pero intentamos hacer algo. Hay personas que creen que el arte es sin importancia, mira ahora, qué hubiera sido de ellos en confinamiento sin este arte.

Sin embargo, es una de las industrias que se ha tardado en reactivar…

En esta pandemia se ha evidenciado lo desprotegido que está el arte en el mundo. Muchos creen que los artistas ganan mucho porque salen en televisión, y eso no solamente es acá, sino en todo el mundo. A mí me dicen, tú qué hablas si debes ganar un sueldazo, con las repeticiones de las producciones, ya tendría un sueldazo, pero no es así. Yo tengo capacidad de ahorro, pero hay artistas que tienen sus centros culturales sin ayuda del gobierno o de una empresa. Hacen cultura y arte de manera independiente y viven el día adía. Se preocupan por la cultura de su tierra, yo pediría ser solidarios con ellos. Hacen una labor impresionante a cambio de casi nada.

Dijiste que este año fue de mucho aprendizaje. ¿Asumir el reto de dictar talleres online te resultó difícil?

Al inicio me rayó un poco, porque nosotros como taller dábamos un plus de las grabaciones con cámara, vivían desde adentro un día de rodaje, hemos tenido que estructurar todo para que se acople a la era digital. Nos dimos cuenta que ahora el alumno termina aprendiendo mucho más, a grabarse solo, aprende los planos de grabación, a editar sus videos, los guiamos en las aplicaciones que deben bajar, aprende el concepto de planos de cámara, de movimiento, de dirección de arte, continuidad.

A mí me ha sorprendido mucho la generación joven, que no se amilana a explorar. Yo tenía ese temor de que no lo reciban bien, nadie ha puesto un pero, al contrario, se han mostrado emocionados de aprender todo. Incluso, cuando terminan, se dan cuenta que ellos solos pueden hacer su propio proyecto. Otro punto positivo es que he tenido alumnos de Ecuador, Miami, Lambayeque, que por cuestión de tiempo o distancia no podían matricularse.

¿La docencia te ha salvado en esta pandemia?

Sí. Yo tengo como 26 o 27 años como profesor, la docencia es una de mis tantas pasiones por suerte, y digo por suerte porque en efecto es lo que me ha salvado en este tiempo. Hay muchos actores que se dedican solo a la actuación que la han visto verde. Mi mamá fue profesora, mis hermanas son profesoras, yo no tenía de otra, porque mi familia era un magisterio (risas), yo empecé enseñando diseño y luego arte dramático, tuve la suerte de aprender de grandes figuras de la actuación.

¿Qué opinas de que en muchas producciones una cara bonita sobresalga más que el talento?

Tengo una opinión bastante clara sobre ese punto, cuando tuve la suerte de trabajar con Pilar Bardem, una actriz española que también es mamá de Javier Bardem, comprendí muchas cosas. Ella me hizo entender que la televisión es un negocio, a diferencia del teatro que el público se compenetra con el personaje. En la TV se maneja mucho dinero y el ser bonito es un plus, los actores venden la telenovela, el público se enamora de ellos, de la pareja feliz y bonita.

Y eso no solo pasa en el Perú, sino también en todas partes del mundo. Yo he tenido alumnos que han participado en realities y siento que hay mucho prejuicio con ellos, si bien la vida les ha dotado con bonito cara y buen cuerpo, ellos le sacan provecho y se preparan, otros no, poco inteligente claro. Yo tal vez en otra vida quisiera tener una cara bonita y músculos, tal vez me hubiera costado menos lograr las cosas (se ríe).

¿Cuál es tu consejo para estos actores?

Que se preparen, que el físico no es todo. Incluso, en estos años de docente he conocido a gente guapa pero poco atractiva, que no sonríe ni tiene gracia. Hay otros que no son tan guapos pero tienen un no sé, un tumbao que los hace carismáticos. Eso es lo principal, yo a mis alumnos siempre les digo que se puede entrenar el carisma, solo necesitan dos cosas, sonreír y ser amable. Hay actores que son prepotentes, que se quejan de todo, que viven su cuarto de hora de éxito y creen que lo han logrado todo, después, nadie los quiere contratar por mala onda. Mucho tiene que ver la actitud. Debe haber un curso de Actitud I, Actitud II y Actitud III (bromea).

¿Fanáticos o admiradores?

No sé si tengo fanáticos, pero soy de las personas que puede tomar su moliente tranquilo y sin ningún problema en la esquina de su casa (sonríe). Lo que pasa es que he hecho mi carrea de poco a poco, no ha sido de un momento a otro y de forma repentina. Hay gente que se acerca porque admira tu trabajo, y lo hace con mucho respeto. Eso es lo más importante para mí fuera de la plata o los autógrafos que firme, saber que la gente me reconoce por mi trabajo y no por algo que haya hecho para llamar la atención. Ese respeto ganado es lo más bonito y bacán en mis años de carrera. Eso es lo que me llena de ganas y se los agradezco mucho.

Tags:

Noticias relacionadas